domingo, 12 de octubre de 2014

LOS LÍMITES DEL HUMOR



Dicen que lo que nos redime a los españoles es nuestra capacidad de reírnos hasta de nuestra sombra, de sacar punta humorística a cualquier calamidad. Yo no estoy tan seguro de que eso sea una virtud. 

El sentido del humor es un don valioso que nos ayuda a soportar los desplantes cotidianos de esa chica guapa y caprichosa que es la vida, pero digo yo que el cachondeo también tendrá sus límites y que ante ciertos temas o situaciones lo lógico es que a una persona equilibrada se le quiten las ganas de hacer chistecitos. 

Supongo que es algo subjetivo y que los umbrales de la risa son mucho más amplios en unos individuos que en otros. Imagino que a algunos la chispa se les evapora al mínimo disgustillo mientras que otros tienen que estar pasándolas muy putas para retirar el salero de la mesa.

La cosa cambia cuando los infortunios los padecen los demás. En España sin duda tenemos una manga demasiado ancha para el humor a costa de los que sufren. En la novela Historias del Kronen, de Ángel Mañas, una amiga le reprocha a Carlos su actitud burlesca hacia las desgracias ajenas:

— Hay cosas de las que no se puede reír uno. 
— ¿Como por ejemplo? 
— Pues, por ejemplo, de las desgracias de los otros.
— Hombre. Más divertidas que las desgracias de uno, sí que son. 

Estos días me está impresionando la frivolidad de los chistes sobre el ébola que circulan por las redes sociales. Pienso en quién puede ser capaz de inventar tales gracietas y diseñar esos memes sobre la pobre Teresa Romero, sobre su perro y sobre las formas de propagación de tan terrible epidemia, y solo puedo imaginarme a seres tan inconscientes y tan insensibles con el sufrimiento de sus semejantes que ni por un segundo se les ha pasado por la cabeza que mañana podrían ser ellos los infectados. Habría que ver entonces si seguían tan inspirados.

9 comentarios:

Embajador en el Infierno dijo...

Creo que no hay que confundir el sentido del humor con el cachondeo. Son cosas distintas. Hay otro estereotipo que dice que los ingleses tienen el mejor sentido del humor. Yo creo que es así, el suyo es un humor muy currado, pero no les verás de cachondeo y sobre todo no saben nada de humor negro en el que los españoles somos expertos.

Por lo demás muy de acuerdo contigo en lo de la frivolidad con los chistes del ébola. Entra dentro de ese humor negro que a veces no tiene ni puta gracia.

El chico de los tablones dijo...

No es lo mismo reírse de la enferma que reírse de la enfermedad. Lo primero es un acto despreciable, mientras que lo segundo es comprensible y hasta saludable.

El humor es en España la alternativa al miedo, la única forma de sobrellevar los problemas que nos aquejan a todos. Y el ébola es un potencial problema para España y para occidente. Por eso, frente a la pasividad y opacidad del Gobierno y el alarmismo gratuito y deliberado de la prensa, me quedo con el anónimo que tuitea un chiste dentro de los límites de la moral y el buen gusto; sin otra intención que sacarnos una sonrisa en estos días de histeria colectiva.

La lozana andaluza. dijo...

Yo estoy totalmente de acuerdo con el chico de los tablones,el humor hay que vivirlo cada día de forma intensiva,no he leido todos los chistes que han sacado sobre el ébola,pero estoy segura,de que si Teresa se cura,ojalá,seguro que se ríe de algunos de ellos.El humor es el motor que mueve nuestras vidas,ya que esta a veces no es muy agradable,ni muy agradecida.No quería contarlo en el blog,pero bueno da igual,en junio me detectaron un cáncer de ovario,que afortunadamente no tiene ramificaciones,estaba en el estadio 1,además encapsulado,vamos que he tenido mucha suerte,aún así me han operado,y ahora me están dando quimioterapia,la cual es bastante dura,pues bueno todos mis amigos han hecho chistes sobre mi enfermedad,me han gastado bromas de todas las clases,me han hecho caricaturas,ahora se me ha caído el pelo,y me han puesto de mote,la pelona,a mi lejos de molestarme todo esto me hace reir,y me encuentro en un estado de ánimo muy positivo,tanto que cuando voy a darme la quimio,con mis amigos,toda la gente que va a recibir tambien la quimio se quiere poner a nuestro lado,de lo bien que se lo pasan,y eso que ellos le han puesto un mote a cada uno de ellos,alguno un poco ofensivo,aún así se rien,porque es una terapia para su enfermedad.Así que ojalá nunca conozca a gente sin sentido del humor.Ahora llevo peluca,y ya ni te cuento las bromas,ayer una amiga me regalo una tan horrible que me parecía al mudo de los hermanos marx,aún así me la puse y paseé por toda la calle,porque yo nunca pierdo el sentido del humor.

Al Neri dijo...

Embajador, yo tampoco le veo ninguna gracia a esa clase de humor. Admitiendo la diferenciación que hace Tablones en su primer párrafo, sigue sin parecerme motivo de chiste una epidemia que se ha cobrado ya 3.000 vidas en África, se mire por donde se mire.

Lozana andaluza, le deseo una pronta recuperación y mucho ánimo (aunque veo que no le falta). Las bromas que cuenta me parecen cariñosas y además provienen de su entorno de confianza. La conocen bien a usted y saben dónde está el límite entre la sana terapia de una actitud positiva y el mal gusto. Le aseguro que los chistes del ébola a los que yo me refiero son bastante menos entrañables y a ningún enfermo le harían la menor gracia.

PΩLITÍCOLA dijo...

100% de acuerdo

Anónimo dijo...

Perdón, Neri, pero Suso en su blog afirma que Estornino eres tú y le está dando un buen repaso. ¿Podrías confirmarlo o negarlo, por favor?

El chico de los tablones dijo...

Desde Huesconsin te mando mucho ánimo y mucha fuerza, Lozana andaluza. Recupérate pronto.

suso mendive dijo...

Chivato de mierda.

La lozana andaluza. dijo...

Gracias Al neri y al chico de los tablones,toda muestra de afecto se agradece muchísimo en estos momentos,y aunque lo llevo bastante bien,la quimio es durísima.este viernes me dan la penúltima,voy con mucho ánimo pero me dejan para el arrastre por unos días,bueno gracias a todos,un beso para vosotros.