domingo, 13 de mayo de 2012

YA NO SE HACEN PELÍCULAS ASÍ (5): DOCE DEL PATÍBULO

A veces, para pasar un rato divertido disfrutando como un niño y olvidarme de todo, me pongo una de estas pelis legendarias, trepidantes, plagadas de acción, tiros, héroes y villanos. Algunas, como Doce del patíbulo (1967), son tan extraordinarias que ya forman parte del acervo popular y a todo el mundo le vienen a la cabeza al instante cuando se habla del género al que pertenecen.

Puede que esta cinta bélica, que, ya digo, es la primera en la que pensamos cuando hablamos de cine de guerra, no sea muy rigurosa históricamente, ni tenga el mejor montaje ni notables interpretaciones (a excepción de Lee Marvin como el ya inmortal comandante Reisman), pero es de las que gustan y gustarán siempre a todos, niños y mayores, por su acertado equilibrio entre el drama de la Segunda Guerra Mundial, la acción y el humor. Su mayor virtud es probablemente su originalidad, al mostrar a un grupo de pitorescos condenados a muerte por delitos civiles o militares redimiéndose con su participación en una misión suicida: el asalto a una fortaleza nazi en Francia.

Las escenas que más me gustan son la de uno de los condenados (el de más cara de tonto) haciéndose pasar por general en la base de paracaidistas y, por supuesto, los últimos veinte minutos de acción en el castillo.

He oído decir que existen dos horribles secuelas de Doce del patíbulo y que en una de ellas se llega a la ridiculez de infiltrar a un negro americano tras las líneas enemigas disfrazándole de oficial de las SS. ¡Qué pena estropear obras maestras con segundas partes que nunca son buenas!

El cine bélico ha cambiado, pero en mi opinión para peor. En el 67 todavía se rodaban películas de este género sin pretensiones filosóficas ni políticas, sino como simple excusa para montar un buen espectáculo de acción, con soluciones narrativas y efectos especiales específicos, y con la inevitable licencia de que los malos malosos fueran los nazis, aunque sin ensañamientos ni críticas baratas. Eran los villanos contra los que luchaban los buenos y ya está, no nos daban la turra con campos de concentración y guiños ideológicos. Como mucho, en las películas quedaba velada una cierta mirada irónica sobre lo absurdo de las guerras. El mejor ejemplo de este tipo de cine bélico fue el rodado durante el franquismo sobre nuestro conflicto civil; estaba prohibido hablar de política en los guiones, casi nunca se decía el nombre de los bandos y el mensaje final era el de reconciliación nacional. ¡Igualito que a partir de la Transición!

No puedo negar que desde los años 70 este tipo de cine ha mejorado muchísimo técnicamente hasta diferenciarse de raíz del género de acción. La recreación de las batallas es exhaustiva y estremecedora (cada vez que repaso Stalingrado o Salvar al soldado Ryan me quedo sin aliento); el rigor histórico resulta matemático; se indaga psicológicamente en los personajes, y no digo que no sea un cine más profundo, pero a cambio nos toca aguantar unos clichés y unas charletas pacifistas o proamericanas que no hay quien las aguante, o soportar que en las pelis protagonizadas por alemanes,  enfocadas desde el punto de vista nazi (viejo truco para aparentar objetividad) e incluso producidas en Alemania, casi todos los soldados sean escépticos con el Reich y estén hartos de las locuras del Führer (Das Boot -brillante a pesar de todo- , Los panzers de la muerte e incluso Stalingrado).

Yo quiero que vuelvan a hacerse pelis de guerra como la de Aldrich, entretenidas, con buenas recreaciones de batallas, buena ambientación y exhibición de armamento, uniformes, equipos y vehículos que hagan las delicias de los aficionados, pero sin coñazos ni moralinas, que para interpretar la Segunda Guerra Mundial ya estamos los espectadores, que no somos tontos.

12 comentarios:

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Me encanta esa peli. Y la serie que se produjo en los años 80, cooproducción española, muy fiel a la cinta original.

Con respecto al cine bélico actual, hay cintas que me parecen muy buenas, como Cuando éramos soldados o series como Hermanos de sangre.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

Por cierto, genial la escena en la que se niegan a afeitarse porque no disponen de agua caliente. Si en España fuera así, estaríamos apañados. Aún existen acuartelamientos en los que hay problemas con el agua caliente de las duchas incluso en los vestuarios de oficiales.

Dulcinea dijo...

Es un peliculón, a mí me gusta toda la parte de las maniobras cuando capturan al enemigo con una ambulancia y cambiandose los uniformes. Es una película muy divertida.

Zorro de Segovia dijo...

me gusta el género. Hay de todo, pero de las de los 70 me quedo con "La Cruz de Hierro", y de las modernas con "Enemigo a las puertas"

Aprendiz de brujo dijo...

A mi me encntó Libertarias, La Lista de Schindler, El Pianista y la Vida es bella.

Aprendiz de brujo dijo...

Por cierto mi enhorabuena y reconociemiento a Neri y a todos los miembros que forman La Pluma Viperina.Tiene mucho mérito perseverar durante cuatro años, haciendo algo que merezca la pena ser leido y comentado.

Al Neri dijo...

Zorro, buenas elecciones. Si no ha visto Das Boot (el subnarino) se la recomiendo mucho. Marca un antes y un después en el género. Uno de los más impactantes finales que he visto.

Brujo, estamos hablando de cine bélico, y usted cita, por este orden, una erótica, una de ciencia-ficción y un drama.

Teutates dijo...

Ésta, La gran evasión y El puente sobre el río Kwai, son mis tres favoritas del género, no sabría por cual decidirme de las tres. Y me uno a las palabras de Aprendiz de Brujo, gracias por brindarnos estas páginas.

Aprendiz de brujo dijo...

Neri Touche. Muy buena respuesta.

tomae dijo...

...discrepo Sr.Neri, Sí que se hacen películas justamente como ésta, y además usted es un fan de esa película (creo recordar) y, diría que le recordará mucho a la de los 12...

Malditos Bastardos Incluso diría que el mismo Tarantino se acordó de los del patíbulo.

PD. No sea tan duro en el barullo ...

Al Neri dijo...

Rázón lleva, Tomae, los Bastardos es una joya, aunque no tiene ese saborcillo de las de antes.

juan antonio ramos alfocea dijo...

M ha encantado amigo...la pena es k películas así ya nunca se harán yo tengo 21 años y el hombre k m inicio en ellas fue mi abuelo siempre se lo agradeceré...muy buen post pd: el d cara de tonto k se hace pasar por general es el grandísimo donald suderland ;-) en esa época siendo un pibe saludos