sábado, 13 de noviembre de 2010

¡ADIÓS Y GRACIAS, MAESTRO BERLANGA!



Hoy nos ha dejado el gran genio del cine español, Luis García Berlanga, al que yo nunca olvidaré por los grandes ratos que he pasado con sus películas.

Original e inconfundible, no solo es el artífice de obras maestras como Bienvenido Mr. Marshall, El verdugo o Los jueves milagro, sino que además creó un género satírico-humorístico inigualado hasta hoy en el que arremete, con muchísima gracia y un toque ácido, contra muchos tópicos sociales y contra lo absurda que resulta tantas veces la política, llevando al esperpento las pasiones humanas.


 De este género es imposible olvidar, por geniales y descacharrantes, tres títulos que pienso revisar estos días y os animo a todos a que lo hagáis, como homenaje póstumo al maestro.

- Con La vaquilla, una burla despiadada al trasfondo político y social de la guerra civil, Berlanga consiguió lo que ningún político ha logrado nunca: poner de acuerdo en algo –en este caso en las carcajadas- a todos los españoles, en un tema además tan espinoso y divisor como nuestra guerra. Imposible olvidar la escena del cura castrense (Sergio Mendizábal) sacando a los militares del prostíbulo del pueblo.


- La escopeta nacional es de mear y no echar gota. A principios de los setenta, un industrial catalán (Sazatornil) se pasa toda una cacería intentando convencer a los jerarcas del Movimiento para que le adjudiquen un contrato de suministro de porteros automáticos. Lo más granado de todas las familias del franquismo desfila en esta sátira inmisericorde cuya principal virtud es lo bien caracterizados que están los personajes. El banquero del Opus está calcado cuando reconviene en la camioneta al cura ultra y castizo interpretado por Agustín González. Ya lo decía Sabina en Más de cien mentiras: disfrutar de los curas de Berlanga es una buena razón para vivir.

- Y en Moros y Cristianos, el director se despacha a gusto contra el marketing y el consumismo en una disparatada historia sobre los herederos de una fábrica artesanal de turrones que se trasladan a Madrid para promocionar su producto a cualquier precio, enfrentándose con el intregrista patriarca de la empresa. Memorable Pajares haciendo de primo retrasado y salido.

Luis, te recordaremos disfrutando siempre de tu cine. Descansa en paz.

6 comentarios:

Isel dijo...

Interesante. Aprovecharé para ver de nuevo esas películas, que seguro pondrán algún ciclo especial en tv.
Descanse en paz.

perroviejo dijo...

Como dice Isel estaremos atentos para ver de nuevo sus películas,aunque ya puestos voy a revisar el maletín negro ;) que tengo por ahí sus pelis.

Zorro de Segovia dijo...

os recomiendo "Calabuig", una de las más antiguas, es de mediados de los 50.

El Subdirector del Banco Arús dijo...

No entiendo de cine y no me gusta el cine español. Creo que la única película que vi de este señor fue "Bienvenido Mister Marshall" y he de decir que me encantó.

Eso sí, en entrevistas televisivas me causó siempre una magnífica impresión. Muy diferente de tantos choricillos que pueblan el ¿cine? ¿español?

Anónimo dijo...

Se ha publicado un homenaje póstumo en honor a Luis García Berlanga en http://WWW.RequiemInPace.com?IDReg=999966331111.
Tus espectadores te llevarán siempre en su memoria.
R.I.P.

El aspirante a crápula dijo...

Sr. Neri, ni siquiera cita usted las dos obras maestras de Berlanga: Plácido y El Verdugo. Usted sabrá por qué.